January 4th, 2012

seiya

2011

Creí que no tendría el corazón o los nervios para hacer una entrada sobre el 2011. Cuando las cosas iban bien, entonces era muy, pero muy bueno. Pero cuando las cosas se ponían feas, era simplemente horrible. 

Trabaje todo un año. Estuvo bien (supongo) porque era dinero para mis -lujosas- porquerías. El trabajo no era el mejor, pero tampoco era el peor. En cuando a la compra de mis "lujosas" cosas es lo mejor que pude haber hecho por mi misma, realmente lo merezco y le necesitaba. Hice un maravilloso viaje a San Pedro la Laguna, donde pude relajarme con miles de extranjeros, dormir y tomar café y leer durante el día y salir a los raves en la noche. Sin mencionar a los japoneses super guapos o al checo que le compre los aretes de plumas de pavo real y encontré a la noche en el Buddha. Tuve una relación increíblemente maravillosa con un chico maravilloso en todos los sentidos de la palabra al que sigo apreciando mucho y seguiré queriendo por el resto de mi vida. El me respeta y me admira como nadie lo ah hecho y nunca olvidare eso, así como yo lo admiro y lo respeto; no solo por ser asiático y ser muy inteligente sino porque es una buena persona, hermosa afuera y dentro y alguien con el que podría quedarme en una isla desierta porque nunca me aburriré. El salvo el Agosto de este año y me enseño cosas que nadie mas que un amigo sincero te puede enseñar. Mi salud empeoro mucho. Mentalmente y físicamente fue un año difícil. Escribí mucho y al final no publique nada y todo quedo en simples borradores. Me interese e involucre en el fandom de Saint Seiya mas de lo que creí sano. Mejore la relación con mis amigos y ahora puedo expresarles mejor cuanto los quiero.  Me involucre mucho mas en la comunidad gay y conocí a muchas personas con las que me identifico y me hacen reír muchísimo. Mi gusto culinario mejoro mucho, eh encontrado maravillosa la cocina griega e italiana. Me interese mas por mis raíces italianas. No aprendí nada relacionado al diseño relevante (para mi desgracia). Tampoco lei tanto como hubiera querido, a excepción de "Tokio Blues: Norwegian Wood" de Murakami que fue uno de los libros que ah cambiado mi vida. Para finalizar el año la relación con mi madre ah empeorado en niveles cósmicos y no se si podremos recuperarla... y lo dudo, porque no es una de mis prioridades. 

En fin... ese fue mi 2011, fue difícil lograrlo pero definitivamente no fue un año aburrido.